Proyecto Yungas - Seamos Bosques
15546
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15546,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive,mob-menu-slideout-over,elementor-default,elementor-page elementor-page-15546
 

Proyecto Yungas



Ubicado en el noreste de Tucumán, en el partido de Burruyacú, tiene como objetivo recuperar la estructura y la biodiversidad de las yungas más australes del mundo

Los bosques nublados y selvas de montaña, conocidos comúnmente como Yungas, se encuentran ubicados sobre la vertiente oriental de los Andes desde el norte de Perú hasta el noroeste de la Argentina, y se caracterizan por poseer una enorme diversidad biológica y una cobertura de nubes y neblinas casi permanente.

 

En la actualidad, los bosques nublados están considerados como uno de los sistemas naturales más frágiles ante la intervención humana.

En la región en la que trabajamos, la tala selectiva ocasionó la pérdida del estrato superior (los árboles más altos) modificando la estructura y funcionalidad del bosque primario. 

 

Esto, sumado al avance de la frontera agropecuaria (cítricos y caña de azúcar principalmente), pone en riesgo grandes extensioens de bosque nublado, provocanco pérdida de biodiversidad, erosión del suelo e inundaciones.

En 2002 se inició el Proyecto Yungas con la finalidad de enriquecer el ecosistema original degradado por el hombre

¿Qué y cómo lo hacemos?

El primer paso para el enriquecimiento del bosque consiste en la cosecha de árboles semilleros previamente georreferenciados. Luego la semilla es utilizada en nuestro vivero para dar nacimiento a los árboles que con el transcurso del tiempo, alcanzarán el dosel superior de la selva.

 

Las especies forestales con las que realizamos el enriquecimiento son principalmente el Cedro (Cedrela sp.), el Tarco (Jacarandá mimosifolia), el Pacará (Timbo contortisiliquum), el Cebil (Anadenanthera), la Tipa (Tipuana tipu) y el lapacho rosado (Handroantus ).

 

Una vez que los arbolitos alcanzan el tamaño adecuado en el vivero son plantados en “picadas” dentro del bosque, que son áreas de sección aproximadamente rectangular en las que se realiza una limpieza que genera las condiciones adecuadas para la plantación. Posteriormente, y durante cinco años, se cuida las plantas hasta su establecimiento, es decir, el momento en que son capaces de sobrevivir por ellas mismas.

¿Qué hicimos hasta ahora?

  • Un inventario forestal, y una revisión posterior del mismo (2019), de los que se obtuvo información precisa sobre el bosque, esto es, número de especies presentes, estado actual del bosque y degradación, y niveles de regeneración presentes, entre otros.
  • Un plan de manejo forestal, acorde a la zonificación realizada por el Ordenamiento Territorial de la Provincia de Tucumán (OTBN), y aprobado por la dirección general de bosques, en el que se plantea una gestión sustentable del bosque, contemplando el enriquecimiento, manejo de exóticas, manejo de regeneración, etc.
  • Un modelo que nos permite estimar el CO2 secuestrado por los árboles plantados.
  • Un vivero propio en el que le damos vida a las especies que plantamos.
  • Catálogo de especies forestales nativas.
  • Generación de trabajo local, directo e indirecto.

 

¿Qué estamos haciendo ahora?

  • Cuantificación el carbono secuestrado hasta el momento por las plantaciones
  • Inventario de Biodiversidad presente en el campo
  • Arboretum didáctico
  • Producción y enriquecimiento con nuevas especies nativas
0
Árboles plantados desde el año 2002