Una muerte, un árbol. Proponemos honrar la vida plantando un árbol por cada fallecido.

Desde Seamos Bosques creamos Seamos un Árbol, un programa dirigido a compañias de seguros y empresas prestadoras de servicios fúnebres.


PROPONEMOS PLANTAR UN ÁRBOL EN HONOR A CADA FALLECIDO Y GENERAR CEMENTERIOS BOSQUES COMO PULMONES URBANOS.




Recordar visitando cementerios bosques, lugares de introspección y llenos de vida. El final de una vida genera el principio de una nueva y contribuimos además con la restauración del medio ambiente.